Marca disruptiva o extinción. La era de los “early adopters” ha llegado.

El “valor de marca” es un concepto relativo que pasa por la apreciación del consumidor sobre el producto que se desea adquirir. Dicho de otro modo, es subjetivo. Depende del contexto, el marco temporal o las circunstancias personales del posible comprador.

¿Sabías que los colores no son un lenguaje universal? Por ejemplo, supongamos una marca de color blanco, que en occidente simbolizaría pureza, en países de oriente como Japón podría identificarse con malos augurios al asociar culturalmente este color a la desdicha.

Como esta hay un sinfín de variables que pueden afectar a la percepción del valor de la marca complicando su proceso de creación cuando se atiende únicamente a lo superficial.

Lo disruptivo como carta de salvación de la marca inteligente.

Hace un par de meses fuimos invitados a dar una ponencia a IFEMA (Madrid), en el marco de una feria tecnológica en la que se congregaron cerca de un centenar de empresas que deseaban vender sus nuevos productos.

Aprovechando el descanso, paseamos por los diferentes stands buscando proveedores y nos llevamos la sensación de que “Todos vendían lo mismo” ¿Cómo era posible que los proveedores de nuevas tecnologías se parecieran tanto entre sí? ¿Cómo se diferenciaban de la competencia? Con afán científico y movidos por el aburrimiento que nos generaba el descanso, preguntamos a unos 40 vendedores sobre sus productos.

El resultado fue bastante predecible. Ante las preguntas encaminadas a detectar su valor diferencial se dieron dos respuestas mayoritarias: Por un lado aquellos que nos abrumaban con datos técnicos tratando de captar nuestro deseo arrebatando a la competencia “centésimas” de valor con cifras levemente más rápidas o más acertadas, y de otro los que directamente se lanzaban al fango de la guerra de precios con un “pero nosotros somos más baratos” ¡Y lo decían sonriendo!

Bueno, bonito, barato… y diferente.

Es hora de afrontar que la (dificultosa aparentemente) diferenciación es vital para sobrevivir en el mundo empresarial actual. Vivimos en mundo en el que los usuarios son voraces devoradores de tendencias que relegarán empresas gigantescas al olvido si no innovan. Unos tiempos en los que nuestras madres fardan de móvil de última tecnología y nuestros hijos tratan de “hacer slide” en los álbumes de fotos de papel.

La era de los early adopters ha llegado y no hará prisioneros.

En un entorno de sobreoferta en el que los usuarios tienen el poder de ignorarte a golpe de AMAZON, solo las marcas memorables sobrevivirán. Aquellas que satisfagan deseos importantes de los consumidores conectando su subconsciente con su promesa de marca.

Una marca debe evocar emociones profundas para satisfacer deseos importantes

La batalla por la innovación se ganará en la mente. El que no entienda que esto no va de lo rápida que es nuestra CPU, nuestro presupuesto de marketing o “cómo vendemos mejor”, y que si va de cómo enamoramos, conectando nuestros productos con necesidades relevantes que merezcan ser satisfechas, será desterrado a la guerra de los precios.

Porque los usuarios tienen la necesidad de encontrar a su “someone in the crowd” para sentir flechazo, no conformarse con alguien que se aproveche de la necesidad y de sus miedos para sacar partido. Quieren encontrar una marca de AMOR verdadero. (a la que serle fieles toda la vida)

Un camino estimulante lleno de retos para las marcas

Bajo las nuevas reglas de juego, no es casual que conceptos como neuromarketing, branding story, e innovación disruptiva salten a la palestra para ayudar a sorprender al mercado. Existe numerosa documentación al respecto y grandes profesionales experimentados en la creación de propuestas sorprendentes que nos ayudarán en el proceso de creación de una cultura corporativa que fomente la innovación real.

 

Te invitamos a que sigas nuestros artículos en: www.herizont.com y recuerda:

 

¡Conecta con las emociones! ¡Véndele al corazón

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia de uso. Más información ACEPTAR

Aviso de cookies