¿Qué es para mi ser maker?

Por Pablo Rubio

 

Pablo, lo que haces mola, me gustaría hacer lo mismo pero no estudié ingeniería, informática, electrónica, ni nada relacionado con eso. No sé programar, y mi única relación con los cables es la de enchufar el cargador del móvil.

Entonces es cuando yo les digo que soy administrativo… y todas las excusas anteriores pierden validez.

NO tienes que ser Ingenier@ para ser maker.

Una maker es una niña que ve una peli donde sale un barco y le apetece fabricarse uno con un par de maderas. El primer barco se hunde, lo saca del fondo y le hace unas mejoras. El segundo también se hunde… y lo vuelve a mejorar. Entra en un bucle de curiosidad y no para hasta que el barco flota, ya no es un barco cualquiera. Es SU barco, no es perfecto, pero mola mil y ella lo sabe.

Un maker es un niño al que los Reyes Magos le traen un castillo último modelo con todo tipo de piezas que terminan en el suelo de la habitación. Le interesa la caja tan grande donde todo va metido y se fabrica un Mega Castillo de cartón. Es SU Castillo, no es perfecto, pero mola mil y él lo sabe.

Una maker es una adolescente a la que se le rompe el móvil y no lo lleva a la tienda. Le pica la curiosidad, quiere abrirlo, destriparlo, ver el interior, saber qué carajo puede hacer para arreglarlo. Empieza a buscar información por Internet y encuentra personas con el mismo problema. Ya sabe qué pieza falla y nota unas cosquillas en el estómago. Mientras llega la pieza, desmonta el móvil y en el proceso se carga un conector. Le dan ganas de tirar el maldito móvil por la ventana, pero se traga la rabia, busca el conector y lo repara. La pieza llega y, después de pelearse durante dos días con ella, consigue reemplazarla y el móvil funciona de nuevo. Ahora es SU móvil, no es perfecto, tiene tres o cuatro apaños, pero mola mil y ella lo sabe.

Un maker es un adolescente al que se le rompe el monopatín (me niego a llamarlo skateboard :P). El eje se ha roto al intentar hacer un truco nuevo, es la oportunidad perfecta para llorar a sus padres y conseguir el último modelo. De repente, siente algo en su interior, tal vez pueda repararlo, a fin de cuentas llevan muchos años juntos. Pregunta a sus amigos, en las tiendas, al mecánico de su barrio, a la familia y conocidos. Encuentra un eje nuevo, se pone manos a la obra pero no encaja en la pieza original. Tiene ganas de hacer astillas el maldito monopatín, pero se traga la rabia y modifica la pieza original para encajar el nuevo eje. Ahora es SU monopatín, no es perfecto, tiene tres o cuatro apaños, pero mola mil y él lo sabe.

Porque un maker o una maker es una persona curiosa e inquieta, le gusta saber cómo funcionan las cosas, no le importa fallar una y otra vez hasta que consigue su objetivo. Sabe que las cosas no suelen salir a la primera pero tarde o temprano terminan funcionando. Al quemar un motor por no tener en cuenta la corriente no ve un problema, ve un aprendizaje.

Pablo, yo tengo formación técnica, qué pasa conmigo.

¡Si tienes el conocimiento genial! Tu curva de aprendizaje será la hostia, no tendrás que invertir días completos en entender el funcionamiento de un motor paso a paso o la diferencia entre voltaje o amperaje y quemarás menos componentes. Ayuda a la gente que no dispone del conocimiento, haz que su entrada en el mundo maker sea agradable, porque un punto de vista diferente enriquece los proyectos y los eleva a otro nivel.

Solo se necesitan dos cosas para ser maker; saber leer y ganas de aprender.

Sé feliz y haz lo que ames.

Showing 3 comments
  • Juan Manuel Amuedo
    Responder

    Añadiría algún detalle más. Todo maker además cuenta lo que hace y cómo lo hace. Busca contagiar y disfrutar con otros lo que ama hacer. Porque con otros makers aprenderá aún más.

  • Miguel Ángel
    Responder

    Brutal Pablo! Como siempre en todo lo que hace, se nota que es un apasionado del mundillo maker. Ah, y muchas gracias por compartir conocimiento, para mí eso es fundamental, no sólo conocimiento técnico, que también, sino trucos, materiales…. en fin, todo. 😉

  • Educatibot
    Responder

    Genial el artículo y totalmente acertado. El espíritu Maker viene de la inquietud que sentimos al ver nuestras cosas: podría arreglar esto… podría tunear esto otro… podría fabricar aquello… esa vocecita que nos impulsa a desmontar algo para saber cómo está hecho, que se enorgullece cuando lo hemos vuelto a montar bien y que nos hace sentir en la cima del mundo cuando conseguimos crear algo propio ya sea que nos ha quedado bien o mal.

    #BeMaker my friend

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia de uso. Más información ACEPTAR

Aviso de cookies