Así fue el Arduino Day…

Por Eduardo Gascón

El sábado 7 de abril, en un día marcado por el viento y la lluvia, se celebró la quinta edición de Arduino Day en Zaragoza. Vinieron más 2.000 personas de toda España.

Si te gusta la robótica y las nuevas tecnologías, éste es tu evento. Nada más entrar, ya tienes el primer problema… ¿por dónde empiezo?

La sala principal estaba llena de stands repletos de robots, drones, consolas vintage, plastilina… ¡y hasta una moto!

Lo primero que me llamó la atención fue el ring de combate que había en el medio de la sala, en el cual durante todo el día hubo un juego de lucha que consistía en explotar globos puestos sobre los robots, y a los que controlabas vía bluetooth desde tu propio móvil.

 

Enfrente de ese ring estaba nuestro stand, Herizont y Motostudent (nuestra escudería patrocinada), en el lugar principal del evento. Mucha gente venía y se acercaba a la moto para conocer más sobre ella, además atraído por las dinámicas de creatividad de nuestro equipo de Herizont. ¡Fue una estrategia conjunta para ganar visibilidad y atraer al mayor número de gente que salió impresionante!

Mucha gente vino a vernos durante todo el día, atraídos por nuestras actividades y música. No podían irse de este evento sin conocer Herizont; y sin participar en nuestro concurso (premiado con 50 euros en Amazon) para el que lograse crear la mejor mascota para este Arduino Day.

La importante cantidad de niños y adultos que venían a que les diéramos plastilina, junto con los padres con los móviles listos para fotografiar la obra de arte de sus hijos, fue todo un reto para nosotros pero nada de lo que preocuparse. En días como ese, doy gracias de tener el título de monitor de tiempo libre; imprescindible incluso por encima de mis estudios de marketing.

No podíamos irnos al descanso sin antes dar nuestra charla “Non artificial technology”, en la que pudieron disfrutar de una motivadora charla sobre equipos creativos e innovación disruptiva de parte de Iván Romero, director Creativo en Herizont; que fue muy comentada en redes sociales. ¡Llenazo para hablar de innovación disruptiva!

Tras el descanso sobre las 5 de la tarde manadas y manadas de fans de la robótica entraban por la puerta, quizás para ver las batallas a muerte de robots que estaba prevista para el final de la tarde. ¡O a las carreras de drones con realidad virtual!

Pero claro, aun quedaba una hora para la gran batalla de robots; por lo que se dieron una vuelta por los diferentes stands del evento; y sí, nos tocó volver a sacar la plastilina. Gastamos más plastilina que una guardería en un mes, pero mereció la pena por el éxito que tuvimos y por toda la gente nueva que nos conoció y practicó su creatividad.


Se acercaba la hora de las batallas de robots, y un sitio privilegiado en primera línea estaba demasiado demandado. Tuvimos que subir a la planta de arriba para ver el combate; desde donde se veía de lejos, pero podías disfrutas de una espectacular vista panorámica, con un hall repleto de gente jaleando.

Con el público ansioso por ver la batalla; los drones volaban a sus anchas por la sala, manejados por sus dueños mientras estaban sentados en pufs. Qué envidia me daban, yo aquí entre tanta gente ansiosa por que empezara y ellos medio tumbados manejando un bichillo volador desde el cual podían ver la batalla con unas gafas de realidad aumentada. ¡Yo también quería uno!

Al fin comenzó la batalla. Las reglas eran muy simples, pelea a muerte hasta que uno de los robots no pueda moverse o se destruya. Las redes sociales vibraban con cada victoria.

Cuatro robots con pocas ganas de hacer amigos, y solo uno de ellos iba a salir con vida. La gente pedía sangre mientras el rodillo aplastaba a la sierra vertical; pero en un descuido la sierra dejó al rodillo sin capacidad de movimiento. En la otra batalla, dos sierras horizontales cruzaron sus cuchillas hasta que uno de los robots saltó por los aires.

En la final, dos robots destructores se disputaban la gloria. Se bajaron las luces, la gente gritando y pidiendo destrucción… ¡ambientazo postapocalíptico!

Después de unos cuantos intentos, uno de los robots pilló desprevenido al contrincante, logrando reventar de un golpe su sierra vertical para alzarse así con la victoria. ¿Tanto hype para 2 minutos de batalla? La verdad es que mereció la pena solo por ver saltar cachitos de robots por todos lados.

Y con esto, se dio por terminado el evento, sólo quedaba recoger todas las figuritas de nuestro stand; el cual no se sabía donde acababa la plastilina y empezaba la mesa, pero muy contento por haber asistido. Sin duda una gran experiencia y excelente organización, estoy esperando el del año que viene.

¡No os lo perdáis!

 

 

 

imagen-principal

👉 ¿Conoces nuestros eventos de marca?

 

Comments
  • Jorge
    Responder

    Me habéis hecho revivir el evento hasta el último detalle, fue un placer contar con vuestro equipo, me alegro de que disfrutaseis en un día tan especial para nosotros.

    ¡Gracias!

    @jor_mata

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la mejor experiencia de uso. Más información ACEPTAR

Aviso de cookies